crypto.jpg

Métodos de control

Control biológico

Por lo general la caparreta negra está controlada de forma natural por sus enemigos naturales y no suele causar daños, en especial en aquellas parcelas donde los árboles están bien podados.

Parasitoides

Entre los enemigos naturales más importantes de los cóccidos destacan los parasitoides del género Metaphycus, varias especies de los cuales han sido importadas a Europa o exportadas desde Europa para el control de éste y otros cóccidos. Metaphycus flavus y M. helvolus son endoparasitoides solitarios que parasitan a las ninfas mientras que M. lounsburyi (Fig. 1) es un endoparasitoide gregario que parasita a las hembras reproductoras. El pteromálido Scutellista caeruela, cuyas larvas se alimentan de los huevos de la caparreta, es también muy abundante.

Las sueltas masivas de M. helvolus han resultado eficaces para controlar la caparreta negra en otros países.

Depredadores

Se conocen diversos depredadores polífagos que se alimentan de la caparreta negra: los coccinélidos Exochomus quadripustulatus y Chilocorus bipustulatus (Fig. 2) y las larvas del lepidóptero Eublemma scitula.

Patógenos

El hongo entomopatógeno Verticillium lecanii (Fig. 3) puede desarrollarse sobre la caparreta negra en zonas y épocas de alta humedad. Las cochinillas afectadas aparecen blanquecinas.

Control cultural

Las altas temperaturas acompañadas de una baja humedad relativa al principio del verano disminuyen notablemente las poblaciones de ninfas. Una buena poda puede incrementar esta mortalidad.

Evitar la presencia de hormigas en aquellas parcelas donde la presencia de la caparreta negra es habitual.

Control químico

Tratamiento recomendado

El momento de tratar resulta esencial para controlar las poblaciones cóccidos en general. En el caso de la caparreta negra éste se realizará a mediados del verano una vez todas las hembras reproductoras hayan perecido, los huevos hayan eclosionado y la mayoría de la población esté compuesta por ninfas de primer y segundo estadio, que son sensibles a los tratamientos.

Modo de acción Materia activa Plazo seg.
Físico, asfixia. Aceite parafínico *
Miméticos de la hormona juvenil Piriproxifen 30

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • La técnica de aplicación debe permitir alcanzar bien el envés de las hojas, procurando una buena cubrición de éstas en todas las plantas. Para las aplicaciones en pulverización es aconsejable la utilización de mojantes.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.