crypto.jpg

1. Piojo rojo de California

Identificación

Las ninfas móviles, una vez fijadas al sustrato, desarrollan una cubierta cérea blanca sobre su cuerpo. En el estado ninfal el cuerpo presenta bordes redondeados debajo de la cubierta, el escudo esta separado del cuerpo y éste tiene color amarillo. En el estado de muda el cuerpo tiene color naranja y no se puede separar del escudo. La hembra tiene un escudo circular mientras que el del macho es alargado. Los machos adultos son alados.

 

Hembra adulta del piojo rojo de California. Foto A. Garrido

Hembra adulta del piojo rojo de California

 Macho adulto del piojo rojo de California. Foto A. Urbaneja

Macho adulto del piojo rojo de California.

Piojo rojo de California sobre fruto. Foto de A. Tena.

Piojo rojo de California sobre fruto.

Ataque fuerte de piojo rojo de California. Foto de A. Urbaneja

Ataque fuerte de piojo rojo de California.

 

 

 

 

 

 

 

Daños y síntomas

La presencia de escudos en el fruto ocasiona pérdidas por destrío aunque no altere las cualidades organolépticas del mismo. El piojo rojo de California se localiza en ramas, hojas y frutos y la succión de la savia puede producir debilitamiento del árbol.

Biología

Es una especie biparental y vivípara. Los machos mudan cuatro veces mientras que las hembras tan sólo dos veces. Las hembras fecundadas producen  entre 100 y 150 ninfas móviles que se fijan en hojas, ramas y frutos donde se desarrollan hasta alcanzar el estado adulto. Los machos son alados y viven alrededor de 6 horas. El número de generaciones por año varía entre tres y cuatro siendo éste último caso propio de otoños muy cálidos. La primera generación se produce entre mayo y junio, la segunda a finales de julio y la tercera en septiembre.

Variedades atacadas

Todas las variedades son susceptibles a sus ataques.

Ver mapa de integrales térmicas

Muestreos

- Durante la recolección, observar 200 frutos al azar  y determinar el porcentaje de frutos atacados.

- A mediados de agosto, efectuar muestreos periódicos para determinar el máximo de formas sensibles (ninfas jóvenes). Para ello se deberá determinar el porcentaje de infestación en frutos (200 frutos al azar en 50 árboles, 4 frutos/árbol).

Umbrales

- Si se observa 2% o más de fruta afectada en la campaña anterior se recomienda tratar en primera generación al máximo de formas sensibles.

- En cosecha pendiente, si se observa 2% o más de fruta afectada en segunda generación tratar con aceite al máximo de formas sensibles (ninfas jóvenes).

Muestreo piojo rojo de California

Control biológico

El control biológico es el método de control más eficaz en otros países donde el piojo rojo de California está controlado de forma natural por los parasitoides del género Aphytis. Además, en aquellos lugares donde el control no funciona de forma natural la suelta masiva del parasitoide A. melinus se presenta como una herramienta perfecta para el control del piojo. En nuestros cítricos se está poniendo a punto la cría y suelta masiva de A. melinus.

Parasitoides

El control biológico es efectivo si los niveles de plaga no son muy altos. Por lo tanto, se recomienda realizar tratamientos que sean respetuosos con A. melinus (vease Efectos secundarios).

Los principales parasitoides del piojo rojo de California sonA. melinus y A. chrysomphali. Además también se han citado: Encarsia perniciosi y Comperiella bifasciata. Las especies de Aphytis parasitan preferentemente el segundo y tercero estado ninfal de la hembra y, en el caso de A. chrysomphali , el segundo estadio y la prepupa del macho.

Comperiella bifasciata parasita el estadio de hembra joven y hembra grávida. Se localiza preferentemente en el fruto. E. perniciosi se encuentra en las ramas y parasita los primeros estadios ninfales de la hembra.

Depredadores

Varios coccinélidos se alimentan del piojo rojo de California, entre ellos Rhyzobius lophanthae y Chilocorus bipustulatus.

Confusión sexual

Blisters con el emisor de la feromona sexual.

Blisters con el emisor de la feromona sexual.

La confusión sexual del piojo rojo de California ha sido desarrollada en la Universidad Politécnica de Valencia como un método de control bioracional de esta plaga. Su aplicación es sencilla y consiste en colocar, una vez al año, entre 400 y 500 difusores mesoporosos por hectárea que liberan feromona de forma controlada al ambiente.  Con esta disposición y este tipo de emisores se consigue que en el ambiente se alcance una concentración de feromona suficiente para interrumpir la comunicación química entre machos y hembras y, en conclusión, evitar que los machos de la especie puedan encontrar a las hembras receptivas. Esto evita que el piojo rojo de California se reproduzca y, por lo tanto, en el transcurso de las sucesivas generaciones se vayan reduciendo las poblaciones de esta plaga.

Actualmente está autorizada de manera excepcional la materia activa rescalure para la técnica de confusión sexual.

condiciones de utilización recalure

Control cultural

La limpieza de escudos postcosecha con equipos de alta presión elimina los escudos del piojo.

Se recomienda realizar podas de aireación.

Evitar la subida de hormigas a los árboles.

Control químico

Sólo si se supera el umbral de intervención, tratar en primera generación, finales de mayo a mediados de junio.

En segunda generación, finales de agosto a mediados de septiembre.

El uso de trampas para machos ayuda a determinar el momento idóneo para realizar los tratamientos.

Productos recomendados:

Modo de acción Materia activa Plazo seg.
Físico, asfixia. Aceite de parafínico *
Miméticos de la hormona juvenil piriproxifen 30
Inhibidor de la aceticolinesterasa clorpirifos 21
metil clorpirifos 15
Inhibidor síntesis lípidos spirotetramat 14

Uso de insecticidas respetuosos con A. melinus (vease Efectos secundarios).

Recomendaciones:

  • Mojar bien el interior del árbol.
  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.