crypto.jpg

Helicoverpa armigera

Identificación

El antiguo género Heliothis incluye varias especies de gran importancia económica,

Huevos de Helicoverpa armigera. Foto de A. Urbaneja.

Figura 1.- Huevos de H. armigera

En Europa, H. armigera causa los mayores daños en la zona mediterránea y es la especie que puede ocasionalmente causar daños en las plantaciones de cítricos.

El huevo es redondeado, blanquecino (oscureciéndose al acercarse la eclosión), de 0,5 mm de diámetro y superficie con costillas radiales (Figura 1). Las larvas pequeñas son de color amarillento a rojizo oscuro, con cabeza, escudo protorácico, estigmas y base de las quetas oscuro, lo que le da un aspecto manchado. La larva desarrollada alcanza 30-40 mm,con cabeza marrón verdosa con manchas, escudo protorácico marrón claro y estigmas negros (Figura 2). Posee diversas bandas longitudinales claras u oscuras. Pequeñas líneas longitudinales, estrechas y onduladas se sobreimponen a esta pauta de bandas. Sobre el tegumento se observan también pelos negros dispersos que muestran en su base un círculo oscuro y que son muy característicos. El color es muy variable, desde verde a oscuro casi negro, pasando por rosáceo o amarillento.

Larva de H. armigera. Foto A. Tena

Figura 2.- Larva de H. armigera

El adulto alcanza los 14-18 mm de largo y posee el aspecto típico de un noctuido, con coloración general amarillento pajiza en el primer par de alas, con una mancha arriñonada oscura más o menos visible, y el segundo par de alas de color más claro con una gran banda oscura distal.

Las orugas tienen una coloración general muy variable, pero pueden reconocerse por las quetas negras dispersas por todo el cuerpo con su base redondeada oscura. El color del primer par de alas en adultos es más claro que en la mayoría de noctuidos, y es típica también la zona oscura distal del segundo par de alas.

Síntomas y daños

Las larvas se encuentran siempre en la parte aérea de las plantas, en las hojas, flores, brotes o frutos, mientras que la fase de pupa la pasa siempre en el suelo en un capullo terroso a 5 cm de la superficie.

En cítricos en nuestro país causa daños a las hojas tiernas y a los frutos (Figura 3 y 4). El ataque a las hojas tiernas se produce normalmente al desplazarse desde plantaciones próximas fuertemente atacadas y es especialmente perjudicial en este caso en verano en plantones y árboles en desarrollo. El ataque a los frutos tiene lugar al final del verano y el otoño, cuando adultos de cultivos próximos o inmigrantes realizan puestas masivas en cultivos de cítricos de amplias zonas y las orugas atacan a los frutos, penetrando en su interior, y desplazándose de unos frutos a otros, con lo que estos frutos acaban pudriéndose en gran número.

Daños de H. armigera en naranja. Foto de A. Urbaneja.

Figura 4.- Daños de H. armigera en naranja.

Daños de H. armigera en frutos pequeños. Foto A. Tena

Figura 3.- Daños de H. armigera en frutos pequeños.

Biología

El tiempo de desarrollo en condiciones óptimas (25ºC) es de tres días para el huevo, unos 20 para las orugas y 15 días para la pupa, que se realiza en el suelo. La oruga pasa por cinco a seis estadios de desarrollo. El adulto vive unas tres semanas. Para completar su desarrollo de huevo a adulto requiere unos 360 grados días con un umbral de 10ºC. La pupa entra en diapausa en el suelo en otoño y de esta forma inverna hasta la primavera el año siguiente.

La hembra deposita los huevos aislados por la noche. Realiza la puesta en la parte aérea de las plantas. Prefieren para la puesta órganos florales y superficies pubescentes. Cada hembra puede poner unos 500 a 1500 huevos.

En la región mediterránea inverna en forma de crisálida y los adultos inician el vuelo en mayo, observándose vuelo hasta octubre. Completa tres generaciones al año, con máximos de vuelos de adultos en mayo, julio y septiembre. Debido a los elevados hábitos migratorios de esta especie, los adultos que se encuentran en una zona y generación determinada proceden tanto de los desarrollados en ella como de migraciones. Así, en el mediterráneo los adultos capturados en el tercer vuelo en septiembre proceden en parte de la segunda generación que se ha completado en países situados más al norte y que se desplazan hacia el sur al bajar las temperaturas. Las poblaciones de adultos procedentes del centro de Europa que se dirigen al sur encuentran la barrera del mar y son más elevadas por tanto en el  litoral del mediterráneo. Estos adultos emigrantes se desplazan hasta las zonas del litoral sur del mediterráneo donde se reproducen.

Variedades atacadas

Su importancia en cítricos es secundaria comparada con los daños que produce en otros cultivos, pero puntualmente, en algunos años y en zonas localizadas, puede causar graves daños a alimentarse de hojas tiernas y de frutos.

Los daños se realizan con preferencia en clementinos.

Muestreo y Umbrales

En cítricos, no existen definidos umbrales de tratamiento para esta plaga dado que sus ataques son esporádicos y muy localizados en el tiempo y en el espacio, con lo que es muy difícil prevenir sus daños. Para prevenir los ataques a frutos debe observarse la presencia de orugas o de daños a frutos a partir de agosto, y especialmente en septiembre y octubre que es cuando tienen lugar los daños.

Control biológico

Existen numerosos enemigos naturales de H. armigera en condiciones naturales, destacando en España los parasitoides de huevos (Trichogramma) (Figura 5) y de orugas (Hyposoter didymator (Thunberg) (Figuras 5 y 7) y Cotesia kazak (Telenga), depredadores como arañas, míridos y crisópidos, así como entomopatógenos.  Entre ellos, quizás el más utilizado es Bacillus thuringiensis, que puede resultar un método muy efectivo en especial contra larvas de primeros estadíso. En otros cultivos, se han ensayado con éxito las sueltas de Trichogramma y las aplicaciones de virus entomopatógenos (baculovirus).

Control cultural

Para prevenir los ataques a frutos debe observarse la presencia de orugas o de daños a frutos a partir de agosto, y especialmente en septiembre y octubre que es cuando tienen lugar los daños.

Control químico

Se pueden realizar tratamientos con:

Modo de acción Materia activa Plazo de seg.
Disruptores microbianos de las membranas digestivas Bacillus thuringensis *
Inhibidor de la aceticolinesterasa Clorpirifos 21

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • Se debe prestar especial atención a los órganos florales a la hora de realizar el tratamiento.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.