crypto.jpg

Coleópteros

En los cítricos valencianos son pocas las especies de coleópteros que puedan ser consideradas plagas, más bien pueden causar problemas ocasionales.

Oxythyrea funesta

Los adultos de O. funesta se alimentan de flores, yemas y ramas jóvenes de cítricos. En las flores de los cítricos destaca el daño que producen en los ovarios, al rascarlos con las patas mientras se alimentan de estambres y pistilos, lo que suele conducir al aborto del fruto en fase de formación.

Los adultos son de color negro brillante, con reflejos metálicos verdosos y manchas blancas, así como un recubrimiento piloso. Tiene un tamaño alrededor de 8-10 mm.

Adulto de Oxythyrea funesta alimentándose de flor.

Apate monachus

Adulto de Apate monachus. Foto J.M. Campos

Adulto de Apate monachus

El adulto de A. monachus se alimenta de materia vegetal y en el caso de los cítricos produce galerías en tronco y ramas del árbol. Sin embargo, el árbol es capaz de cicatrizar las galerías producidas y no sufrir grandes daños cuando el insecto lo abandona.

Los adultos se pueden reconocer porque son pequeños, de forma cilíndrica, de 1-2 cm de longitud y siempre algo mayores las hembras que los machos. Presentan una coloración oscura, destacando en los élitros unos puntos más claros bien marcados.

Otiorrynchus cribicolis

Cuando los adultos de O. cribicolis se argegan sobre plantones pueden llegar a consumir gran número de hojas y brotes. En un inicio del ataque, puede detectarse su presencia por el típico borde “festoneado” de las hojas sobre las que se está alimentando.

El adulto es de unos 6-8 mm de longitud, con una coloración marrón oscura, que puede parecer negra en ocasiones; carece de alas membranosas.