Syrfido.jpg

Polilla del limonero

Identificación

Prays citri es un micro-lepidóptero que daña las flores, aunque también puede perjudicar brotes y pequeños frutos.

Los huevos son aplanados, lenticulares y blanquecinos (Fig. 1).

La larva (oruga) es casi transparente, de color grisáceo o verde según la alimentación, con la cabeza marrón (Fig. 2).

La crisálida está protegida por un fino capullo de seda (Fig. 3.).

El adulto de 10-12 mm de longitud tiene el cuerpo gris pardo (Fig. 4). Las alas anteriores presentan manchas irregularmente distribuidas, entre las que destacan dos más oscuras, una hacia su mitad y otra al final. Las alas posteriores tienen una coloración más uniforme y están bordeadas por un fleco de pelos largos.

Huevo de P. citri sobre flor

Fig. 1. Huevo de P. citri sobre flor

Larva de P. citri

Fig. 2. Larva de P. citri

Pupa de P. citri

Fig. 3. Pupa de P. citri

Adulto de P.citri

Fig. 4. Adulto de P.citri

Síntomas y daños

Los daños más graves se observan en época de floración, y son producidos exclusivamente por las orugas, ya que los adultos se alimentan de néctar y otras sustancias azucaradas. En el ataque a las flores, la oruga penetra en su interior para alimentarse de las anteras y del pistilo (Fig. 5). Como consecuencia, la flor, y por tanto su correspondiente fruto, quedan destruidos. Normalmente suele dañar varias flores cercanas, a las que une con hilos de seda, formando como nidos dentro de los cuales hay pétalos secos y abundantes excrementos.

Ocasionalmente produce otros daños:

  • En hojas, la larva se puede alimentar de la epidermis formando galerías.
  • En yemas, donde provoca exudado de gotitas de goma. Suele ocurrir en septiembre-octubre sobre clementinos e híbridos donde, a falta de flores, provoca que los brotes tiernos se sequen.
  • En injertos, pueden secarse al penetrar debajo de ellos la oruga.
  • En frutos recién cuajados, las orugas llegan a penetrar dentro y los destruyen.
  • En frutos más desarrollados, aparecen manchas superficiales parecidas a la oleocelosis pero con el corion del huevo en el centro de la mancha.
Detalle de los daños producidos por P. citri en brote floral

Fig. 5. Detalle de los daños producidos por P. citri en brote floral

Biología

La puesta la hace, con preferencia, sobre los pétalos de flores aún cerradas. La oruga al nacer sale por la parte que toca al pétalo y penetra directamente en el interior de la flor. Pasa por cinco estados larvarios muy voraces hasta formarse la crisálida, que pupa normalmente dentro de la inflorescencia en la que se ha alimentado.

En un año normal pueden desarrollarse del orden de 14-16 generaciones, aunque sólo son peligrosas las que coinciden con floración abundante, que para el limonero tipo Verna es en abril-mayo y en septiembre.

Inverna en estado de crisálida en las ramas de los cítricos y en las cortezas de los troncos, o en el suelo de las plantaciones. El adulto vuela al atardecer y al amanecer.

Variedades atacadas

Todas las variedades son sensibles a sus ataques, pero las especies y variedades con una floración más escalonada son las que más daños sufren, especialmente el limonero tipo Verna y el mandarino Clemenules.

Método de muestreo

En limón variedad Verna: observar al menos dos elementos florales o frutos por orientación con un mínimo de 200 elementos en total en los meses de abril-mayo y de septiembre.

Umbrales

Se aconseja intervenir cuando haya más de un 50% de flor abierta y se sobrepase el 5% de flores y frutos dañados, o se observen más del 10% de botones florales y capullos con puesta.

Tratamientos posteriores si se observan más de un 5% de elementos florales con larva viva.

Control biológico

No se conocen enemigos naturales.

Control químico

Tratamientos recomendados

En el cultivo del limonero se recomienda aplicar clorpirifos o metilclorpirifos, haciendo coincidir el tratamiento con la primera generación de Piojo Blanco, ya que estos dos insectos son los que principalmente causan daños en este cultivo. Se puede realizar una sola aplicación foliar al año por parcela en limoneros y naranjos, y dos en mandarinos. Hay que considerar la proximidad de la recolección de los frutos para evitar la acumulación de residuos no admitidos. También puede aplicarse Bacillus thuringiensis, que tiene la ventaja de no acumular residuos indeseables en el cultivo.

Modo de acción Materia activa Plazo de seg.
Disruptores microbianos de las membranas digestivas Bacillus thuringensis *
Inhibidor de la aceticolinesterasa Clorpirifos 21
Metil Clorpirifos 15

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • Se debe prestar especial atención a los órganos florales a la hora de realizar el tratamiento.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.