crypto.jpg

Cotonet

Identificación

Las hembras adultas son ovaladas (2.5 a 5 mm de longitud y de 2 a 3 mm de anchura) y cubiertas de una secreción cérea blanca que recubre el cuerpo y les da un aspecto harinoso. En el borde del cuerpo hay 18 pares de filamentos céreos. El último par de filamentos, situados en las placas anales, son ligeramente más largos que el resto (como máximo un cuarto de la longitud cuerpo). Este detalle sirve para diferenciarlo de otros pseudocóccidos en los cuales los filamentos anales son mucho más largos. Cuando realizan la puesta la recubren de una secreción cerosa de aspecto algodonosa.

Las ninfas hembras de primer y segundo estadio son ovaladas y de color entre rosáceo y anaranjado que se oscurecen con el tiempo. Las ninfas de tercer estadio son similares a las hembras pero de menor tamaño.

El primer estadio ninfal del macho es similar al de la hembra. Durante el segundo estadio empieza a secretar cérea algodonosa hasta recubrirse completamente, el segundo es similar pero de color marrón y de aspecto algodonoso. Dentro mudará tres veces hasta dar lugar al macho adulto.

El macho adulto es completamente diferente a las hembras, es alado y de pequeño tamaño (1 mm de largo por 0.2 mm de ancho). De color variable entre naranja claro y marrón rojizo y con las alas hialinas.

Síntomas y daños

El cotonet produce daños directos e indirectos. Los directos son debidos a las manchas cloróticas que producen en los frutos cuando se alimentan de estos. Estos daños se suelen observar cuando hay frutos en contacto.

Los indirectos son debidos a la secreción de melaza, a partir de la cual se desarrolla la negrilla que cubre frutos, hojas y ramas, depreciando la comercialización de los frutos y disminuyendo la capacidad fotosintética de las hojas. Además, la presencia del cotonet atrae a otras plagas como el barrenador de los cítricos Ectomyelois ceratoniae.

Biología

Durante su desarrollo las hembras de cotonet mudan tres veces, pasando por tres estadios ninfales móviles antes de llegar a adulto. Las ninfas se fijan en zonas resguardadas de los frutos como el cáliz, el ombligo de las naranjas del grupo navel o entre frutos en contacto. Durante el estado adulto suelen migrar a las ramas. En verano, pueden completar el ciclo en unas seis semanas.

Los machos mudan cuatro veces antes de llegar a adultos, la segunda, tercera y cuarta muda la realizan bajo la masa cérea secretada durante el segundo estadio. Una vez emerge, el macho adulto busca y localiza a las hembras para fecundarlas mediante la feromona sexual que ésta emite.

Tras ser fecundadas las hembras secretan la masa cérea algodonosa, denominada ovisaco, que sirve para proteger los huevos de los enemigos naturales y de la desecación.

En nuestros cítricos el cotonet desarrolla cinco generaciones por año. Desde mayo hasta julio las ninfas se resguardan mayoritariamente bajo el cáliz y a partir de agosto invaden el resto del fruto. En las naranjas del grupo navel se suelen resguardar en el ombligo. A finales de junio y julio las hembras migran a las ramas, coincidiendo con el vuelo de los machos.

Variedades atacadas

Todas las variedades son susceptibles de ser atacadas por el cotonet pero las naranjas del grupo navel son más susceptibles porque se pueden refugiar en su ombligo, dificultando la acción de los enemigos naturales.

Ver mapa de integrales térmicas

Muestreo

Si se respetan las poblaciones de enemigos naturales y se evita la subida de las hormigas a los árboles no debería ser necesario intervenir.

En el caso de que sea necesario disminuir las poblaciones de forma rápida y se requiera realizar un tratamiento, el muestreo debe realizarse en agosto y septiembre cuando las hembras están en los frutos:

- Estimar la presencia de cotonet (N3 y hembras) en 130 frutos repartidos en más de 50 árboles.

Umbral de intervención

- Tratar solo si más del 20% de los frutos está infestado con cotonet.

Control biológico

Si se siguen las líneas de producción integrada y se evita la presencia de hormigas los enemigos naturales son capaces de mantener las poblaciones del cotonet por debajo de los umbrales de tratamiento y no es necesario intervenir. En aquellas parcelas donde el cotonet cause problemas se recomienda realizar sueltas del depredador Cryptolaemus montrouzieri a principios de primavera. Estas sueltas se pueden complementar con la suelta de los parasitoides Anagyrus pseudococci y Leptomastix dactylopii en junio.

Parasitoides

Los principales parasitoides del cotonet son los encírtidos Anagyrus pseudococci (Fig. 1) y Leptomastix dactylopii (Fig. 2). El primero es un endoparasitoide solitario nativo del Mediterráneo que parasita preferiblemente a las hembras jóvenes (sin huevos). Leptomastix dactylopii es un endoparasitoide solitario introducido desde Brasil que parasita preferiblemente a las hembras que ya han puesto huevos.

Es fácil diferenciar los individuos de cotonet parasitados porque adquieren tonalidades amarillo-miel y se abomban.

Otros parasitoides del cotonet menos efectivos pero también comunes son Coccidoxenoides peregrina y Leptomastidea abnormis que parasitan a las ninfas de primer y segundo estadio respectivamente.

Adulto de A. pseudococci

Fig. 1. Adulto de Anagyrus pseudococci

Adulto de L. dactylopii

Fig. 2. Adulto de Leptomastix dactylopii

Depredadores

El principal depredador del cotonet es el coccinélido Cryptoleamus montrouzieri. Las hembras de C. montrouzieri ponen los huevos en el ovisaco del cotonet (Fig. 3).

Al eclosionar las larvas se alimentan de los huevos y ninfas del cotonet. Las larvas de C. montrouzieri se parecen a los adultos del cotonet porque están recubiertas por filamentos blancos, sin embargo, se pueden diferenciar porque los filamentos son mucho más largos (Fig. 4) y además sus movimientos son mucho más rápidos y ágiles.

Cryptoleamus montrouzieri es originario de Australia. En España se realizan crías y sueltas masivas en primavera porque C. montrouzieri no tolera las temperaturas invernales del Mediterráno. Además es muy sensible a los tratamientos.

Adultos de C. montrouzieri

Fig. 3. Adultos de Cryptolaemus montrouzieri

Larva de C. montrouzieri depredando cotonet

Fig. 4. Larva de Cryptolaemus montrouzieri depredando cotonet

 

Control cultural

Es muy importante evitar la presencia de hormigas en aquellas parcelas donde los ataques de cotonet sean habituales. Para evitar la su presencia en los árboles se deberá:

-          Determinar la presencia de hormigas en la base de los troncos a finales de abril.

-          En aquellos árboles donde la actividad se alta, podar la base de la falda de los árboles para evitar que las ramas toquen el suelo y evitar que las hierbas alcancen la base de los árboles, de esta forma las hormigas solo pueden subir por el tronco.

-          Rodear los troncos con algún material pegajoso que evite la subida de las hormigas a través del tronco.

-          El material pegajoso puede resultar fitotóxico para los árboles, especialmente si son  jóvenes y están expuestos al sol, por ello se recomienda rodear unos 20-30 cm del tronco con cinta y posteriormente aplicar el material pegajoso sobre la cinta en lugar de sobre el tronco.

-          El material utilizado debe durar desde mayo hasta octubre, por lo que deberá comprobarse regularmente su eficacia y renovarlo en caso en de que la suciedad haya reducido su eficacia.

Prácticas culturales como mantener el arbolado bien aireado mediante podas y la utilización de marcos de plantación adecuados dificultan la proliferación de este insecto.

- Evitar el uso de insecticidas tóxicos para C. mountrouzieri (veasé Efectos secundarios).

Control químico

Tratamientos recomendados

En caso de tener que realizar tratamiento fitosanitario, la materias activas recomendadas son las siguientes:

Modo de acción Materia activa Plazo seg.
Inhibidor síntesis lípidos spirotetramat 14
Físico, asfixia. Aceite de parafínico *
Inhibidor de la aceticolinesterasa Clorpirifos 21
Metil Clorpirifos 15

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación.
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • La técnica de aplicación debe permitir alcanzar bien el envés de las hojas, procurando una buena cubrición de éstas en todas las plantas. Para las aplicaciones en pulverización es aconsejable la utilización de mojantes.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.
  • Cuando la presencia de melaza es abundante, se deberá dar primero un tratamiento para lavar y disolver dicha melaza con detergente a la dosis de 1 gr/l de agua. Esta acción ayuda además al control de la plaga.

Por lo general, en agricultura ecológica los enemigos naturales son capaces de mantener las poblaciones del cotonet por debajo de los umbrales de tratamiento y no es necesario intervenir.

Control en cultivo ecológico

En aquellas parcelas y variedades donde el cotonet cause problemas se recomienda realizar sueltas del depredador Cryptolaemus montrouzieri a principios de primavera. Estas sueltas se pueden complementar con la suelta de los parasitoides Anagyrus pseudococci y Leptomastix dactylopii en junio. Se recomienda consultar con el distribuidor la densidad de suelta y el momento óptimo.

Control cultural

Es muy importante evitar la presencia de hormigas en aquellas parcelas donde los ataques de cotonet sean habituales. Para evitar la su presencia en los árboles se deberá:

-          Determinar la presencia de hormigas en la base de los troncos a finales de abril.

-          En aquellos árboles donde la actividad se alta, podar la base de la falda de los árboles para evitar que las ramas toquen el suelo y evitar que las hierbas alcancen la base de los árboles, de esta forma las hormigas solo pueden subir por el tronco.

-          Rodear los troncos con algún material pegajoso que evite la subida de las hormigas a través del tronco.

-          El material pegajoso puede resultar fitotóxico para los árboles, especialmente si son  jóvenes y están expuestos al sol, por ello se recomienda rodear unos 20-30 cm del tronco con cinta y posteriormente aplicar el material pegajoso sobre la cinta en lugar de sobre el tronco.

-          El material utilizado debe durar desde mayo hasta octubre, por lo que deberá comprobarse regularmente su eficacia y renovarlo en caso en de que la suciedad haya reducido su eficacia.

Prácticas culturales como mantener el arbolado bien aireado mediante podas y la utilización de marcos de plantación adecuados dificultan la proliferación de este insecto.

Fitosanitarios autorizados en agricultura ecológica

En caso de no obtener el control deseado mediante las técnicas de conservación o mediante las sueltas de los enemigos naturales, se pueden utilizar aceites de parafina  como alternativa para su control, así como la aplicación de jabón potásico para reducir la incidencia de los daños indirectos.