crypto.jpg

Métodos de control

Control químico

Los compuestos de cobre y mancozeb son fungicidas efectivos frente a la mancha marrón. Las aplicaciones deben realizarse con antelación al inicio de lo períodos de infección para proteger las hojas jóvenes y los frutos. Para ser efectivas, las aplicaciones fungicidas deben procurar un buen recubrimiento. Mientras persista el período de infección, estos tratamientos deben repetirse cada 15-21 días o después de lluvias intensas que puedan lavar el producto. Debido a la acción de la toxina que emite el patógeno durante la infección, la aparición de síntomas es muy rápida y la aplicación curativa de fungicidas no es efectiva.

Control biológico

No hay ninguna alternativa de este tipo validada para el control de la mancha marrón

Medidas culturales

Las medidas culturales son fundamentales para el control de la mancha marrón. En general hay que evitar las situaciones que favorezcan la presencia de humedad en la parcela junto con tejido vegetal susceptible. No es recomendable cultivar variedades sensibles en zonas húmedas y poco ventiladas, ni tampoco bajo umbráculos de malla u otras estructuras que dificulten la circulación de aire. Es muy importante orientar las filas a los vientos dominantes y emplear marcos de plantación amplios para favorecer la ventilación. En las parcelas ya establecidas, hay que evitar los riegos por inundación y es recomendable mantener el suelo desnudo, sin cubierta vegetal ni restos de poda, para reducir la humedad ambiental. En algunos casos es posible actuar también mediante poda para mejorar la ventilación. Es importante realizar una programación adecuada del abonado nitrogenado y el riego para evitar la profusión de brotaciones jóvenes, altamente susceptibles a la enfermedad. En este sentido, se recomienda evitar el uso de patrones muy vigorosos como el Citrus macrophylla. En la práctica es muy difícil conseguir una reducción de inóculo significativa en la parcela, ya que el patógeno está distribuido en los diferentes órganos afectados en la copa del árbol, la hojarasca del suelo y las malas hierbas.