Syrfido.jpg

Araña Roja

(Tetranychus urticae)

Identificación

La araña roja Tetranychus urticae produce daños en muchos cultivos. Tradicionalmente, ha causado problemas ocasionales en los cítricos de prácticamente todas las zonas de clima mediterráneo, pero, en las últimas décadas su incidencia ha ido aumentando hasta convertirse en una de las principales plagas en las comarcas de la Plana de Castellón.

Especie ovípara. El huevo es esférico, liso y amarillento (Fig. 1). La larva, posee tres pares de patas y es de color amarillento (Fig. 2). Las ninfas, al igual que los adultos, poseen cuatro pares de patas. El macho adulto es de color amarillento, con manchas oscuras en su idiosoma, y ojos rojos, posee el cuerpo aperado y unas patas largas. La hembra de T. urticae tiene un color rojo vivo y carece de tubérculos en la base de las quetas dorsales (Fig. 3).

A diferencia del ácaro rojo las colonias de araña roja forman gran cantidad de tela (Fig. 4)

Huevos de T. urticae

Fig. 1. Huevos de araña roja

Ninfas de T. urticae

Fig. 2. Ninfas de araña roja

Adulto de T. urticae

Fig. 3. Adulto de araña roja

Colonia de araña. Foto de A. Urbaneja

Fig. 4. Colonia de araña roja. Foto de A. Urbaneja

Síntomas y daños

Cuando se alimentan de las hojas causan decoloración y desecación que en la mayor parte de los casos se manifiesta con machas amarillentas y/o abombamientos en el haz (Fig. 6). Pueden producir intensas y bruscas defoliaciones, especialmente en verano. También se alimenta de los frutos, que adquieren manchas herrumbrosas difusas por toda la superficie del fruto maduro (Fig. 5). Si los ataques son fuertes, el fruto aparece de color gris sucio. En el limón da lugar a machas oscuras, este síntoma característico es conocido comúnmente como el “bigote” del limón.

Daño producido en fruta

Fig. 5. Daño producido en fruta

Daño producido en hojas

Fig. 6. Daño producido en hojas

Biología

La araña roja vive generalmente agrupado en colonias en el envés de las hojas. Produce hilos de seda en gran cantidad, que le sirven de refugio frente a depredadores y acaricidas (Fig. 4). Además se crea un microclima que le protege de condiciones ambientales desfavorables. Posee un ciclo de vida muy rápido, en condiciones óptimas completa una generación en 10 días. Tras la eclosión, los ácaros pasan por varios estado/ios inmaduros móviles: un estado de larva y dos o tres estadíos ninfales (protoninfa, deutoninfa y en caso de existir tritoninfa). Durante la muda el ácaro permanece inmóvil y fijo al sustrato. De la última muda emerge el adulto.

Existen ciclos de varios años con fuertes proliferaciones de T. urticae, normalmente años de sequía, seguidos de una serie de años en que apenas se encuentra. En zonas de inviernos fríos suele invernar en forma de hembra adulta, en el suelo, en las plantas espontáneas o en la corteza de la parte baja de los árboles. En zonas de invierno suave se mantiene activo en plantas espontáneas invernales. En primavera y verano, las hembras se trasladan y ascienden a las brotaciones tiernas de las partes altas del cítrico y al resto de hojas nuevas donde ponen huevos y forman nuevas colonias.

Variedades atacadas

El clementino es particularmente sensible al ataque de la araña roja, otras especies de cítricos como satsuma o naranjo dulce son menos susceptibles a esta plaga. El limonero también es un cultivo especialmente sensible a este fitófago.

Muestreo

Se debe realizar entre julio y septiembre con frecuencias semanales o quincenales, dependiendo de la incidencia de la plaga.

El muestreo se realiza depositando dos aros de 56 cm de Ø sobre la copa de los árboles y contando el número de “aros ocupados”, aquellos que contienen dos o más hojas sintomáticas (manchas amarillas). Al mismo tiempo se muestrean cuatro hojas sintomáticas y se determina el número hojas ocupadas por araña roja.

Se recomienda muestrear 20 árboles por hectárea.

Aro utilizado para el muestreo de araña

Umbral de tratamiento

Se recomienda realizar tratamientos sólo cuando el porcentaje de aros ocupados supere el 54% y el porcentaje de hojas sintomáticas ocupadas por T. urticae supere el 22%.

Ficha de muestreo araña roja.pdf

Control biológico

No se conocen enemigos naturales eficaces contra la araña roja en cítricos, aunque suelen verse con frecuencia entre sus colonias ácaros fitoseidos (Neoseiulus californicus y Phytoseiulus persimilis) y larvas y adultos del coleóptero coccinélido Stethorus punctillum.

Neoseiulus californicus
Fig. 1. Neoseiulus californicus

Phytoseiulus persimilis
Fig. 2. Phytoseiulus persimilis

Control cultural

La siembra de festuca entre líneas aumenta el nivel de fitoseidos y disminuye la presencia de araña en los árboles (Fig. 3). Además si se deja espigar el polen es utilizado por los fitoseidos como alimento.

Campo de clementinos sembrado con Festuca
Fig. 3. Campo de clementinos sembrado con Festuca

Control químico

Tratamientos recomendados

Si se sobrepasa el umbral se recomienda realizar tratamientos fitosanitarios, teniendo en cuenta que, los tratamientos con acaricidas deben hacerse siempre cuando se observen formas vivas, y no de manera preventiva o por observar sólo síntomas. Para obtener una alta eficacia se deben mojar bien las partes más elevadas del árbol. En esta plaga es muy importante la alternancia entre materias activas utilizadas, ya que de lo contrario, se pueden desarrollar resistencias. Las materias activas recomendadas son:

Modo de acción Materia activa Plazo seg.
Activador del canal cloro Abamectina 10
Inhibidores de crecimiento de los ácaros Clotecifenn 21
Hexitiazox 14
Etoxazol 14
Inhibidores del transporte de electrones punto 1 Piridabén 15
Tebufenpirad 7
Fenpiroximat 14
Inhibidores de la síntesis de los lípidos Espirodiclofén 14
Físico, asfixia. Aceite parafínico *

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación..
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • La técnica de aplicación debe permitir alcanzar bien el envés de las hojas, procurando una buena cubrición de éstas en todas las plantas. Para las aplicaciones en pulverización es aconsejable la utilización de mojantes.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.
  • Diferenciar el estado de la plaga predominante y el nivel poblacional de cada estadio al que se dirige el tratamiento, ya que según éstos se realizará la elección del producto más apropiado (ovicidas, larvicidas, adulticidas).