crypto.jpg

Métodos de control

Control biológico

Por lo general el ácaro rojo está controlado de forma natural por sus enemigos naturales, principalmente por el fitoseido Euseius stipulatus, no siendo necesaria la aplicación de acaricidas. Además, el uso de estos puede romper el equilibrio entre las poblaciones plaga y depredador.

Depredadores

Los depredadores más eficaces son los fitoseidos, destacando por su predominante presencia y por el control ejercido sobre esta plaga Euseius stipulatus. Este fitoseido es el responsable del actual control biológico del ácaro rojo por lo que sus poblaciones se deberán tener en cuenta antes de realizar tratamientos, además en el caso de ser necesario el uso de acaricidas es muy recomendable utilizar productos respetuosos con E. stipulatus (veasé Efectos secundarios).

En España se han identificado otras especies de artrópodos depredadores del ácaro rojo, entre ellos se encuentran los insectos, pertenecientes al orden neuróptera, Conwentzia psociformis y Crysopa spp., así como el coccinélido Stethorus punctillum.

Euseius stipulatus

Fig. 1. Euseius stipulatus

Larva de Conwentzia psociformis

Fig. 2. Larva de Conwentzia psociformis

Control químico

Tratamientos recomendados

Si se sobrepasa el umbral se recomienda realizar tratamientos fitosanitarios, teniendo en cuenta que, los tratamientos con acaricidas deben hacerse siempre cuando se observen formas vivas, y no de manera preventiva o por observar sólo síntomas. Para obtener una alta eficacia se deben mojar bien las partes más elevadas del árbol. En esta plaga es muy importante la alternancia entre materias activas utilizadas, ya que de lo contrario, se pueden desarrollar resistencias y evitar utilizar productos nocivos para E. stipulatus (veasé Efectos secundarios). Las materias activas recomendadas son:

Clasificación modo de acción (IRAC) Materia activa Plazo seg.
UNM Aceite de parafínico *
23 Espirodiclofén 14
10A Clofentecin 21
Hexitiazox 14
10B Etoxazol 14
21A Piridaben 15
Fenpiroximat1 14
6 Abamectina 10
20B Acequinocil 2
28

(1).-No aplicar en equipos con deriva.

(2).- Solo naranjo y pomelo

El esquema de color empleado para cada producto pretende visualizar los distintos modos de acción en los que basar las rotaciones para el manejo de las resistencias.

Recomendaciones:

  • En caso de tener que realizar más de una aplicación se debe alternar entre las materias activas con distinto modo de acción, con el fin de evitar la aparición de resistencias.
  • Los plaguicidas deben utilizarse a las dosis recomendadas para evitar la aparición de resistencias o pérdida de eficacia de la aplicación..
  • Todas las aplicaciones químicas deben realizarse con equipos previamente calibrados. Se debe considerar el uso de un adecuado volumen, presión y velocidad de aplicación, de manera que se asegure una apropiada cobertura vegetal.
  • La técnica de aplicación debe permitir alcanzar bien el envés de las hojas, procurando una buena cubrición de éstas en todas las plantas. Para las aplicaciones en pulverización es aconsejable la utilización de mojantes.
  • Realizar los tratamientos sobre focos, si están bien delimitados.
  • Diferenciar el estado de la plaga predominante y el nivel poblacional de cada estadio al que se dirige el tratamiento, ya que según éstos se realizará la elección del producto más apropiado (ovicidas, larvicidas, adulticidas).